Colombia rechaza asesinato de tres militares venezolanos en la frontera

La tensión entre Colombia y Venezuela cada vez se agudiza más.  Esta vez el crimen de tres  miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, provocó el intercambio de versiones entre ambas naciones.

Mientras la Cancillería colombiana asegura que los asesinos de los tres uniformados en la frontera del Amazonas hacen parte de la  Guerrilla del ELN que hoy trata de reactivar sus negociaciones con el gobierno del presidente Iván Duque, el gobierno venezolano aseguró que fueron bandas criminales.

Sin embargo, tras conocerse los hechos que se registraron este fin de semana, la Cancillería de Colombia emitió el siguiente comunicado en el que rechaza tajantemente lo sucedido:

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia:

1. Expresa su solidaridad y condolencias por el repudiable asesinato de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, de la República Bolivariana de Venezuela, en hechos ocurridos el pasado 4 de noviembre en el estado Amazonas, por grupos terroristas.

2. Según la información pública oficial expresada por el Ministro de Defensa de Venezuela, estos lamentables hechos habrían ocurrido como represalia a la captura de 9 personas, entre las que se encuentra el ciudadano colombiano Luis Felipe Ortega Bernal, quien es un reconocido cabecilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyo prontuario delictivo le mereció circular azul por parte de Interpol, por múltiples delitos cometidos en nuestro país.

3. El Gobierno de Colombia rechaza el terrorismo y la violencia generada por grupos armados organizados como el ELN, que por años han golpeado a Colombia y su población, y continuará enfrentándolos, en nuestro territorio, en el marco de la legalidad.

4. El Gobierno de Colombia estará atento a facilitar toda la colaboración que sea requerida, mediante las vías de cooperación judicial, para asegurar el castigo a los responsables de este lamentable hecho, en el entendido de que la lucha contra el terrorismo es un deber de todos los Estados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *