Distrito lideró operativo contra la utilización de habitantes de calle en microtrafico.

Durante este operativo se logró la captura de tres personas que portaban sustancias psicoactivas.

La Administración Peñalosa en coordinación con la Policía Metropolitana de Bogotá, intervino nuevamente el Canal Comuneros sobre la Avenida Sexta en el centro de Bogotá para ofrecer a los habitantes de calle servicios de ayuda psicosocial con el fin de que abandonen el canal donde habitan y mejorar así, la percepción de seguridad del sector.

En esta ocasión, 20 personas aceptaron voluntariamente la oferta del distrito a través del Programa Ángeles Azules y fueron conducidas a hogares de la Secretaría Social y a Unidades de Protección Integral del IDIPRÓN para recibir ayuda.

Durante la intervención, las autoridades también realizaron labores de control que permitieron la captura de tres personas, el decomiso de 1.500 dosis de bazuco y la incautación de más de 50 armas blancas; además, recuperaron tres bicicletas que estaban en manos de personas que no pudieron demostrar su procedencia.

“La seguridad y la tranquilidad es para todos, y eso incluye a los ciudadanos habitantes de calle. Aquí estamos con esta oferta institucional para que podamos establecer canales de atención a los habitantes de calle y de paso, realizar control para mejorar la seguridad de este sector”, manifestó Nathalie Pabón, Directora de Seguridad de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia.

El año pasado las entidades distritales realizaron 263 ejercicios de oferta de servicios a la población habitante de calle y 32 operativos en el Canal Comuneros. Las autoridades distritales harán presencia permanente en el lugar para seguir convenciendo a los habitantes de calle que la mejor opción es cambiar de vida.

La jornada de hoy, contó con la participación de las Alcaldías Locales de Los Mártires, Puente Aranda y Santa Fe, Secretaría Social, IDIPRON, UAESP, Migración Colombia, Personería, Policía Metropolitana de Bogotá y la Secretaría se Seguridad, Convivencia y Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *