Esmeraldas colombianas, a mejorar tecnología de extracción

Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Para pasar de la minería artesanal a una minería con mayor tecnología, siempre y cuando no represente una amenaza para el medio ambiente, se necesita meter más infraestructura a la minería de túnel, además de enseñarle a las comunidades, para que el proceso de tallado y comercialización quede en la zona. 

Así lo señala la conservadora Raquel Alonso-Pérez, del Museo de Mineralogía y Geología de la Universidad de Harvard, quien participó en la Primera Cumbre Internacional de Esmeraldas Colombianas en la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

La experta destacó este mineral colombiano por encima de países como Zambia o Brasil. “Hay alrededor de 50 depósitos en el mundo como por ejemplo en Madagascar, Zambia, Rusia, Brasil y Colombia es uno de ellos. Algunos de estos depósitos nos dan las piedras más hermosas, pero algunas de ellas tienen impurezas y el color verde no es tan intenso como el que tiene la esmeralda de Colombia”.

Explica que mientras la esmeralda de Nigeria tiene un poco más de hierro que le da una tonalidad más azul que verde, el color intenso de la esmeralda colombiana se da porque a la vez que está creciendo se está formando como pirita, que es el sulfuro que extrae todo el hierro de la esmeralda y la hace crecer más verde.

Comenta que la esmeralda colombiana es más cara que cualquier diamante y agrega que muchas de estas piedras talladas son vendidas en casas de subastas o a coleccionistas privados, además del mercado de la joyería. 

“Hace 20 años se trataba la esmeralda para darle más color y claridad, pero eso ya no lo quiere el mercado; ahora prefieren lo más puro, entonces se utilizan aceites de bebé o la grasa que suelta nuestro cuerpo para darle un poco más de vida a la esmeralda. Si utilizan otro tipo de ricina para aumentar el color, esta perderá su valor. Quizá debido a que cuanto menos sea tratada tiene más valor tiene, la esmeralda colombiana siempre va a estar en una mayor categoría”, comenta.

Apetecida en el mercado

Por su color verde intenso y su buen modelo de extracción, esta piedra preciosa, que podría costar más que los diamantes, no solo es apetecida en el mercado, sino también analizada por el Museo de Mineralogía y Geología de la Universidad de Harvard.

Además de ser históricas, por haber sido consideradas una moneda de cambio por las comunidades indígenas más antiguas de la región andina, las esmeraldas colombianas se caracterizan por su pureza y color.

Sobre la extracción ilegal, la experta cita como ejemplo el caso de Sudáfrica, donde cada persona que trabaja en la mina es un “sistema” y por tanto tiene una parte de la ganancia, de ahí que la ilegalidad no va a ser una opción. Sin embargo, para ellos el Estado también debe reconocer la importancia de esta piedra preciosa.

Integrar conocimientos

Con el propósito de apoyar la industria de la esmeralda en el país, desde la extracción hasta la comercialización, se fundó el Centro de Desarrollo Tecnológico de la Esmeralda Colombiana (Cdtec), encargada de la cumbre junto con la Federación Nacional de Esmeraldas de Colombia (Fedesmeraldas).

El director del Cdtec, Luis Gabriel Angarita, señaló que el propósito de esta cumbre, en la que participa la U.N., la Universidad de los Andes y la Universidad de Harvard, es unir esfuerzos en investigación académica entre estas tres instituciones y la organización para su implementación dentro de la industria.

“El comercio de las esmeraldas siempre ha tenido una deficiencia y es que el conocimiento es muy pobre y lo que queremos hacer es empezar a integrarlos para que tengamos una industria más competitiva a nivel internacional, a partir de la generación de estrategias y herramientas que sean útiles para la extracción, transformación y exportación”, comenta.

Equipos novedosos

En ese proceso de aportar desde la academia, el Departamento de Geociencias de la U.N. se ha encargado de fortalecer las herramientas para el análisis de estos minerales, según el profesor Juan Carlos Molano.

“Contamos con equipos bastante novedosos, microscopios automatizados. Por ejemplo, en el laboratorio de microfluido spectra hacemos caracterización petrográfica de minerales, que consiste en cortar una roca o una gema y verla bajo el microscopio, ya sea clásico o con un sistema robotizado alemán para escanear la piedra”, comenta

Allí también se hace la evaluación del comportamiento térmico de las inclusiones fluidas que participaron en la formación de los minerales. Explica que evaluando el nivel térmico se puede deducir qué componentes tiene la piedra, en qué condiciones de presión y temperatura se dio lugar el transporte de estos fluidos y la conformación de la roca.

La última adquisición del Departamento de Geociencias es el espectrómetro Raman, con el cual se puede establecer la composición de los gases que conforman estos minerales, tener información sobre la solución salina, reconocer los minerales que conforman la roca de manera más eficiente y en menor tiempo.

Información de la Agencia de Noticias UN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *