Mantenimiento de señales de transito cuesta más de $1.800 millones al año.

En Bogotá hay 249.500 señales, de las cuales 7.864 fueron instaladas entre enero del 2017 y marzo del 2018.

En Bogotá hay más de 16.000 señales de tránsito dañadas. Las localidades con el mayor número en mal estado son: Engativá (3.307), Usaquén (2.968), Suba (2.685), Chapinero (2.680), Puente Aranda (2.218) y Kennedy (2.148).

Según un informe de la Secretaría de Movilidad, su deterioro se produce por causas como daños por terceros, condiciones atmosféricas, vandalismo como rayones y calcomanías, y accidentalidad vial.

De hecho, al año el Distrito invierte más de 1.800 millones de pesos en su mantenimiento, trabajo que esta á a cargo de 62 jóvenes que hacen parte de los programas sociales del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón).

Cifras de la entidad confirman que en Bogotá hay 249.500 señales, de las cuales 7.864 fueron instaladas entre enero del 2017 y marzo del 2018. Además, este año se tiene prevista una inversión de 32.800 millones de pesos para la implementación de más dispositivos para incrementar la seguridad vial en la ciudad.

Los sectores donde más se vandalizan las señales son las zonas escolares y universitarias, incluido el Centro Histórico. Se presentan situaciones en las que se instalan en horas de la tarde y al otro día ya aparecen afectadas.

Gracias al acuerdo que existe entre el Idiprón y la Secretaría de Movilidad, los jóvenes, repartidos en seis cuadrillas, limpian rutinariamente los dispositivos. Son 62 personas que fueron habitantes de calle o estuvieron a punto de habitarla.

“Ellas son las encargadas de la limpieza, pintura y, en algunos casos, de enderezar las señales torcidas”, explicó María Fernanda Espitia, coordinadora del convenio.

Los lugares en los que trabajan estos jóvenes son asignados por la Secretaría de Movilidad, luego de revisar las zonas que tienen señales en mal estado.

Los pasos para la reparación

El proceso comienza con un enjuague de jabón y desengrasante. Luego se les retiran las calcomanías. Para eso se usa un disolvente suave como la gasolina, pues el tíner es más abrasivo y puede dañar la señal.

Posteriormente, la señal se endereza y por último se pinta. Generalmente, este proceso lo hacen dos personas y tardan entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la cantidad de rayones y calcomanías que tenga la señal. Estas personas, que trabajan unas ocho horas diarias, limpian entre 100 y 120 señales por jornada.

¿Qué clases de señales hay en la ciudad y cuál es su función?

Las señales pueden ser, de acuerdo con el Manual de Señalización Vial del Ministerio de Transporte: reglamentarias, preventivas, informativas o transitorias.

Las reglamentarias tienen por finalidad notificar a los usuarios de las vías las prioridades en el uso de las mismas, así como las prohibiciones, restricciones, obligaciones y autorizaciones existentes. Su transgresión constituye infracción a las normas de tránsito.

Las preventivas tienen como objetivo advertir a los usuarios sobre la existencia y naturaleza de riesgos y/o situaciones imprevistas presentes en la vía o en sus zonas adyacentes, ya sea de forma permanente o temporal. Estas señales suelen denominarse también ‘Advertencia de Peligro’.

Las informativas tienen como propósito guiar a los usuarios y entregarles la información necesaria para que puedan llegar a sus destinos de la forma más segura, simple y directa posible. También informan acerca de distancias a ciudades y localidades, kilometrajes de rutas, nombres de calles, lugares de interés turístico y servicios al usuario, entre otros.

Las transitorias modifican transitoriamente el régimen normal de utilización de la vía. Pueden ser estáticas o dinámicas, indicando mensajes reglamentarios, preventivos o informativos. Ambas se caracterizan por entregar mensajes que tienen aplicación acotada en el tiempo, siendo las segundas —también denominadas señales de mensaje variable— capaces de entregarlo en tiempo real.

¿Dónde denunciar una señal dañada?

Las personas pueden realizar el reporte de señales de tránsito deterioradas a través de los siguientes canales:

Sistema Distrital de Quejas y Soluciones (http://www.bogota.gov.co/sdqs), diligenciando la información mínima que debe contener su petición, según lo establece la plataforma. Con el número que asigna el sistema SDQS podrá realizar las consultas acerca del estado de su solicitud y de la respuesta emitida por la Dirección de Control y Vigilancia de la Secretaría Distrital de Movilidad.

Solicitud ante los Centros Locales de Movilidad, de acuerdo con la zona donde el solicitante se encuentre ubicado.

Radicación de oficio en la Sede Administrativa de la Secretaría Distrital de Movilidad (Calle 13 No. 37-35), en la sede de Paloquemao (Carrera 28 A No. 17 A -20) o los Centros Locales de Movilidad.

La Secretaría de Movilidad detecta estas situaciones a través de los profesionales que hacen visitas a los diferentes puntos de atención, de gestión o de intervención, inclusive en aquellas jornadas que no incluyen actividades de señalización.

Cabe recalcar que las señales disminuyen la siniestralidad vial, porque transmiten la información a todos los usuarios de la vía aclarando el camino seguro a seguir. Desde los peatones para indicarles las zonas por donde pueden cruzar, hasta los vehículos mostrándoles los sentidos viales, las zonas donde está prohibido parquear y las intersecciones donde deben detener el vehículo antes de cruzar, entre otras indicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *