Mi devocional de hoy, 19 junio

Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  

“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios”. (Lucas 1:30)

 PASAJE COMPLEMENTARIO: 1 Juan 4:7-12

Permanentemente vivimos expuestos a grandes temores que muchas veces nos hacen perder el control. Como sucedió con María, la voz de Dios también se hace oír en nuestros tiempos, animándonos a no temer, a no sentirnos derrotados ni confundidos ante ninguna circunstancia, por difícil que ésta sea, o aún como le sucedió a María, que inicialmente no entendió las palabras del ángel.

Dios como creador y diseñador de nuestra vida sabe exactamente qué cosas necesitamos; sabe de nuestras limitaciones; es conocedor de la profunda necesidad de equilibrio, paz y justicia del mundo actual; de la grave crisis espiritual, social, familiar y personal que atraviesa la humanidad; sabe que a diario nos enfrentamos a desafíos altos, situaciones adversas, conquistas imposibles; Él conoce nuestros más grandes sueños y conoce también los motivos de nuestros desvelos, sabe que lloramos muchas veces o que la soledad se convierte para muchos en compañera inseparable. Nadie como él conoce nuestra realidad y nuestra impotencia para cambiar muchos aspectos; lo mal que nos sentimos por no conseguir lo que anhelamos, lo temerosos frente al futuro incierto o lo confusos ante la misma Palabra de Dios, por no entender sus propósitos o sus planes con respecto a nuestra vida.

Ese mismo ofrecimiento de vida, de paz y de salud total que le ofreció a María, lo tenemos hoy. Él ofrece cambiar nuestro temor por su confianza, nuestra confusión por su lucidez, nuestra amargura por su perdón, nuestro odio por su amor. Él nos da su voz de aliento. Él tiene la cura para nuestro dolor, la provisión para nuestra escasez, la respuesta para nuestro temor.

Bien dice la Palabra de Dios, que en el amor no hay temor, y que el perfecto amor echa fuera el temor. Sólo basta con abrir la puerta del corazón a Jesucristo, accionando la llave de nuestra voluntad para recibirle e invitarle a morar, a reinar, a tomar el control; y si ya lo hizo, quiere que sigamos hallando su gracia delante de Él.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor perdóname porque muchas veces he sentido miedo, angustia o desesperanza, olvidando que tu perfecto amor está por encima de cualquier dificultad. A partir de hoy quiero conocerte mas para disfrutar de ese amor que quita todo miedo, Amén”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *